Inspección Técnica

ITE: la vivienda unifamiliar también

portada inspección técnica blog

La ITE o Inspección Técnica de Edificaciones, también debe pasarse en tu vivienda unifamiliar, por eso se refiere a edificaciones y no sólo a edificios.
La finalidad de la inspección técnica y de sus posteriores renovaciones es realizar un chequeo de la estabilidad, seguridad, estanqueidad y habitabilidad o uso efectivo de los edificios cuya vida útil, debido a su antigüedad y paso del tiempo, se supone agotada.

ITE en viviendas unifamiliares

¿Qué edificaciones están sujetas a Inspección?
Todos los edificios protegidos y/o de más de 50 años de antigüedad, y por ello se aclara «la ITE: vivienda unifamiliar también».

¿A quién obliga?
Al propietario o titulares legítimos (personas físicas o jurídicas) así como a las Comunidades de Propietarios en caso de edificios constituidos por locales y viviendas en régimen de división horizontal.

¿Cómo se pasa la ITE?
El propietario contrata a un profesional competente colegiado que determina si la edificación está en buen estado.

¿Qué técnicos son competentes para hacer la ITE?
Arquitectos, Ingenieros de Edificación o Ingenieros de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Ordenación de la Edificación o normativa de aplicación.

¿Cuál puede ser el resultado de la inspección?
Será favorable si no es necesario realizar obras, es decir, si el edificio cumple con las condiciones de estabilidad, seguridad, estanqueidad y consolidación estructurales y con las condiciones de habitabilidad y uso efectivo según el destino propio de la construcción o edificación.
Será desfavorable si es necesario realizar obras para alcanzar dichas condiciones.

¿Qué hay que inspeccionar?

  • Seguridad, estabilidad y consolidación estructurales, con indicación si existen daños que tengan su origen o afecten a cimentación, soportes, vigas, forjados, muros de carga u otros elementos estructurales que puedan comprometer la residencia mecánica y estabilidad del edificio o construcción
  • Seguridad relativa a fachadas interiores, exteriores y medianeras del edificio o construcción, en especial de los elementos que puedan suponer peligro para la vía pública o zonas interiores de la edificación, tales como frentes de forjado, cornisa, aplacados etc.
  • Estanqueidad, indicando el estado general de cubiertas, azoteas, parámetros y carpinterías exteriores.
  • Estado general de redes de fontanería y saneamiento.
  • Estado de habitabilidad o uso efectivo.



Conoce nuestras aptitudes en https://www.ingenieromalaga.com – Miguel Pulido Bendavid – Ingeniero Colegiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *